Culo Roto, su primo y el otro

Julbocken 1912

No sé qué tengo que ver con la Navidad porque soy de un país raro, pero el dibujo es muy bonico. ¡Ah, soy la cabra sueca de Adviento…! El nene del gorrito ridículo debe de ser Culo Roto.

A quienes no hayan recibido una educación tan exquisita como la mía, me gustaría explicarles que el título de la entrada es una referencia a una broma infantil navideña que nos hacía mucha gracia cuando teníamos la edad de reírnos por la palabra «culo» y que no sé si seguirá en uso en estos tiempos tan materialistas. Consistía en preguntar quiénes eran los seis Reyes Magos y contestar: «Melchor, Gaspar, Baltasar, Culo Roto, su primo y el otro», respuesta bastante tontorrona puesto que lo que rima es «roto» con «otro» y así lo mismo podría preguntarse quiénes eran los seis primeros reyes godos si queremos homenajear a Escobar y a Zipi y Zape [Ataúlfo (410-415), Sigérico (415), Walia (415-418), Culo Roto (418-451), su primo (451-453) y el otro (453-466), si asumimos que Culo Roto era Teodorico].

Como pueden imaginarse, les cuento estas tonterías por mor de las fechas porque, como cada año, hemos llegado a las pascuas de la natividad del Señor y otros menesteres, como la muerte del protomártir S. Esteban, importante, no sé por qué, en Cataluña, aunque me temo que no tiene nada que ver con el Boxing Day, que, a su vez, no tiene nada que ver con el boxeo o viceversa, para sorpresa mía; o la matanza de los inocentes, actualmente prohibida y mal vista y que provoca entre los niños de catequesis grandes confusiones entre el tetrarca de Galilea y el rey de Judea (vid. El exorcista, la novela); la circuncisión del (mismo) Señor, que se celebra el uno de enero porque veinticuatro y ocho son… treinta y dos; o la epifanía del Señor (de antes), que según el diccionario significa manifestación, aparición y a lo mejor por eso celebramos nosotros los Reyes Magos, porque se aparecen mágicamente (por eso son magos) pero no sé por qué me huelo que no tiene mucha relación.

Como sabrán ustedes, resido en Turquía, país pagano (desde nuestro punto de vista) puesto que son musulmanes o, al menos, de tradición religioso-festiva musulmana predominante. Me veo obligado a precisar porque me canso un poco de tanto leer en el feisbuk y medios de comunicación similares tonterías del tipo: «Felices fiestas, aunque yo soy ateo y no se las deseo ni a los curas, ni a mi cuñado Juan mientras no me pague las mil pelas que me debe» o «Feliz solsticio de invierno con Saturno en conjunción con Venus» (esto último no lo sé, me lo acabo de inventar, pero me he acordado de las Saturnales y no me vengan ahora con el mire usted por dónde, que ya me lo sé). Bueno, pues algunos de mis conocidos turcos tienen muy a gala su laicismo secular y les sienta como un tiro que les felicites las fiestas musulmanas, pero les parece de lo más pintoresco-guay felicitarte a ti las Navidades, que no es que me importe, pero es síntoma de algunos líos mentales, como ya veremos y vimos en otra entrada. ¿Que para qué les cuento esto? Pues ni yo mismo lo tengo muy claro. ¡Ah, sí, para demostrarles lo difícil que es comprender el elemento folklórico en/de otras culturas! Porque, no nos engañemos, a menos que sean ustedes de misa y comunión diaria (y no olviden confesarse que, si no, no vale), hace tiempo que las Navidades son fiestas más familiares, y eso siendo muy bondadosos, que religiosas.

Puede que sea ése precisamente el aspecto que más aterroriza de las fiestas propias y que no nos afecta de las ajenas: la reunión familiar, incluyendo el encuentro con ése famoso cuñado de las mil pelas (en esto hay que andarse con mucho cuidado porque, ¡oh sorpresa!, yo mismo soy cuñado de mis cuñados) y la tía aquélla a la que dejó el novio en el altar, sin olvidar al abuelo que estuvo en la guerra de los cipayos y se traga las gambas dobladas. Como les digo, puede que eso sea lo que atrae de las fiestas cristianas a mis estudiantes musulmanes, que su familia no pinta nada celebrando las Navidades. Volviendo a lo de las confusiones interfestivas, probablemente debidas a aquello de la Coca-Cola, aquí en Turquía tienen un follón mental de padre y muy señor mío entre Navidad y Año Nuevo. Es decir, supongo que a ningún chiquillo turco se le ocurriría ver, un poner, ¡Qué bello es vivir!, por muchos méritos cinematográficos que tenga, y empezar a dar la tabarra a sus padres con que quiere ser bueno y amar a todo el mundo como esos cristianitos. ¡Ah, pero si se trata de Papá Noel, que trae regalos a los cristianitos buenos, a eso sí que me apunto! Y la Coca-Cola, que ya tiene sus campañas de Ramadán, y se inventó al odioso Papá Noel en connivencia con la C.I.A., pues ha decidido liar a los turcos y en los doblajes de las pelis cuando hay que decir Navidad (que es de cristianos), dice Año Nuevo (que es de romanos) para que los niños den tranquilos la tabarra y sus padres no tengan cargo de conciencia si ponen un arbolito, es este caso de Año Nuevo, pero sólo consiguen que los islamistas radicales no celebren el Año Nuevo (juliano en origen, ahora gregoriano, pero indudablemente pagano) porque creen que es fiesta cristiana.

Bueno, pues como uno (yo) se esfuerza en la creación de estas entradas para el blog, decidió  documentarse sobre esto de la Navidad y los turcos y para ello recurrió a la Wikipedia, que le tiene cierta ley desde que aprendió gracias a ella que los hombres primitivos (trogloditas o cavernícolas) ya consumían salmorejo y Dios sabe si no sería ésa la causa de la desaparición de los Neandertales por exceso de ajo, que de todo se peca si es en exceso. En esta ocasión acudí a la versión turca (Vikipedi) y, vaya, como que me animó el día, que andaba un poco mustio. Tengo que advertir previamente que leí por ahí en algún sitio serio que los artículos de la Wikipedia eran súper-mega difíciles de leer porque los wikifriquis que los escriben son especialistas en lo suyo y escriben para ellos y para su primo (un único primo muy listo, el mismo de los Reyes) y al resto del género humano que le den morcilla (envenenada), así que si quieren saber qué es el bosón de Higgs, mejor que se lean esto en lugar de acudir a la enciclopedia virtual. En suma, que gracias a los especialistas turcos he podido aprender un montón de cosas sobre la Navidad hasta que me he hartado y he dejado de leer.

Por ejemplo, que algunas iglesias ortodoxas celebran la Navidad siguiendo el calendario juliano porque el uso del gregoriano fue promulgado por «el Papa Gregorio XIII, funcionario religioso católico», gracias a lo cual he aprendido que los Papas son funcionarios católicos y que los ortodoxos no usan el calendario gregoriano de puro coraje (al enemigo, ni agua), aunque no me explicó por qué carajo lo usan entonces los propios turcos, sin ir más lejos. Otra cosa curiosa que he aprendido es que «Antes de la aparición del cristianismo, gran parte de la población romana era pagana/idólatra», cosa que ignoraba, fíjate, porque en mi ignorancia creía que antes del cristianismo (o, siendo especialistas turcos, del islam) los romanos eran todos paganos directamente. Probablemente se refiera a que había judíos romanos (como S. Pablo), que para eso son «gente del libro», o a algo como cuando Astérix decía que los del poblado galo eran romanos con la intención de colarse en los JJ. OO. (y en ese caso sería romana la población entera de Galilea, Samaria y Judea, ya puestos).

De todas formas, cuando mejor me lo he pasado ha sido leyendo la etimología de la palabra. Después de hablar de su origen francés (en turco usan «Noel») afirma, por ejemplo, aunque precisa que falta la fuente bibliográfica:

En la época del Imperio Romano, el pueblo, para celebrar algún acontecimiento feliz, expresaba sus sentimientos gritando «noel, noel».

Algo que yo no había oído en mi vida, pero todo podría ser, que hay más cosas entre el cielo y la tierra, Horacio (y devuélveme las mil pelas de paso)… Y es que los autores de la entrada controlan el latín un huevo una barbaridad, así como otras lenguas vivas y muertas:

«Christmas» y palabras parecidas usadas en nuestros días en el sentido de Navidad en algunos países occidentales, especialmente los de habla inglesa, es una creación a partir de la fusión de la palabra griega «Khristos» («Mesías») con la latina «miss» («enviado»). Se piensa que con «enviado» se podrían estar simbolizando la últimas palabras de Jesucristo durante la Última Cena.

Aparte del mérito que tiene lo de «se piensa […] se podría simbolizar» («sembolize ediyor olabileceği düşünülmektedir»), prodigio de imprecisión para cubrirse las espaldas («en la comunidad de vecinos se piensa que la del tercero podría tratarse, o no, de una guarra puesto que no se le ve ropa tendida, aunque bien podría estar en otro lugar») no veo muy clara la relación entre lo de «enviado-mesías», la Navidad, las últimas palabras y la última cena todo junto, a no ser que se refiera a alguien en plan «No sé para qué has enviado a Judas a comprar el pan, te juro que ésta es la última Nochebuena que ceno con vosotros y es mi última palabra», pero entonces no entiendo qué pinta Cristo en todo esto cuando es más bien un rollo del Niño Jesús. También me ha gustado mucho saber (porque no lo sabía) que «Christmas» se usa «especialmente» en los países de habla inglesa cuando, mira lo burro que puedo llegar a ser, yo habría jurado que era una palabra inglesa.

Menos mal que nos aclaran que es griega y latina porque, mira, yo me creía que «Cristo» era la versión griega del «Mesías» hebreo, que me parece que quiere decir «ungido», pero lo que no sabía era que la palabra latina «miss», que por desgracia no he encontrado en el diccionario Spes, al parecer bastante mierdoso porque tampoco viene lo de «noel, noel» que gritaba alborozado el pueblo romano, significaba «enviado», pero eso me aclara muchas cosas, por ejemplo el significado profundo del concurso de Miss Universo, que selecciona bellas jóvenes para ser enviadas a un único verso o como opuesto al multiverso del bosón (el significado profundo, claro, es que dichas jóvenes son dignas de ser cantadas en un poema).

Podría seguir así un rato pero me canso y se ha ido la luz. Estoy escribiendo con la pila que le queda al portátil, casi como un personaje de Revolution o The Walking Dead, que no me puedo creer que lo hayan proclamado juego del año, por cierto. ¿Qué consecuencia podemos extraer de lo anterior? Muy sencillo, si los presuntos especialistas que se entretienen en redactar la Wikipedia tienen esa empanada mental, ya me dirán ustedes los usuarios corrientes y molientes. Así se me arman un lío los estudiantes, claro. Encima te entra la duda de a saber qué burradas no dirán en la Wikipedia en español sobre las fiestas musulmanas (y hebreas, y budistas, e hindúes, y…). Total, que ahora me da un poco de apuro por si lee esta entrada alguien que no debiera y se cree de verdad que Culo Roto era un Rey Mago. Oiga, joven, que no, que era broma, y tampoco eran reyes ni su primo ni el otro.

Hala, sean buenos no les vayan a traer carbón.

Magi (1)

Cucha, quillo, ¿no somos reyes? ¿Pues pa qué llevamos gorro frigio? ¿No seremos primos u otros?

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Costumbres, Cultura. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Culo Roto, su primo y el otro

  1. Una curiosidad. De donde sacas esas ilustraciones tan chulas?
    Espero que a pesar de tu irreverencia, los Reyes Magos que, sabido es, ni eran tres ni reyes ni magos sino una especie de hombres del tiempo de aquella época, os traigan muchos regalos y buena suerte en el año que casi empiezan
    Muchos besos

    • Mejor ser irreverente que ignorarles. A mí me interesa sobre todo el aspecto de magos que tienen los reyes, porque así lo saben todo. Las ilustraciones son de Wikicommons y por eso se ve el origen al pasar el ratón por encima (espero).
      Salud y pesetas.

  2. María Galera dijo:

    Curiosas, divertidas e interesantes estas entradas -y salidas- , que con los intercalados enlaces se hacen muy amenas.
    A los que nos agrada vivir a nuestro aire, por estas fechas nos sentimos asaltados por unos festejos,casi, de obligado cumplimiento, que irremediablemente nos hacen la pascua.
    Yo, opto por convertirme en una atenta observadora dentro de este variopinto y efímero belén.
    Recuerdo, no hace tanto, los primeros papás-noeles (eran enormes) colgando de los balcones, con el mismo influjo y afluencia que se expedían las hamburguesas en los McDonald´s.
    Poco más tarde, los sectores más conservadores, como réplica, comenzaron a colgar emblemáticos estandartes con una exclusiva imagen del niño Jesús (cruzada, contra los símbolos paganos), creada por los que se empeñan en la pervivencia del rancio nacinal catolicismo.
    Recientemente, todos los amantes de las tradiciones y fiestas porque sí, colocan en sus barandas: trepantes papás-noeles, sálvíficos niños-jesuses y acrobáticas escaleritas con los tres reyes (los españoles tenemos cuatro).
    Con todo esto, observo que los auténticos beneficiados y salvados son los chinos y sus inmensos bazares -que aquí ocupan ahora los cerrados concesionarios para la venta de vehículos-.
    Y mientras paseo inocentemente, descubro tras los decorados balcones a: los severos creyentes,las almas paganizadas, los espíritus politeoconsumistas, y, hasta…la intención de voto de sus moradores.
    Que se colmen sus deseos en el año próximo. Un afectuoso saludo.
    PD. ¡INOCENTE el que lo lea!

    • Como le decía a Curri Barceló, uno aprende a apreciar estas fiestas en su aspecto más tradicional de reunificación familiar y tal cuando vive fuera y no puede reunificarse comilfó. En cuanto al aspecto más capitalista y comercial, mi madre implantó la bonita costumbre de que los niños recibiéramos algún regalo en Nochebuena (cortesía de Papá Noel, que era mi padre con una bata roja de mi madre y barbas de algodón) y el montante gordo la noche de Reyes, porque siempre me ha parecido una solemne injusticia que SS.MM. los RR.MM. lleguen la noche del seis de enero y el colegio empiece el ocho, con lo cual uno sólo tiene un día para romperle la rodilla al Madelman.
      Felices fiestas y prósperos merimées.

  3. curribarcelo dijo:

    Como siempre, una entrada bien entretenida.

    Sobre lo de la Wikipedia, que sepa usté que cualquiera puede cambiar los datos, así que, si le viene en gana, entre, hágase una cuenta y cambie lo que quiera, y envíele una nota al experto diciéndole que not iene ni puñetera idea y que Culo roto era el cuarto rey, que, al pobre, tenían bien abandonado… También podrías inventarte alguna relación con Culo roto y el «caganer» que aparece siempre en todos los belenes de Cataluña y Baleares. Ah, por cierto, en Baleares también celebramos San Esteban, aunque parece que en los últimos años los políticos pueden elegir cambiar la fiesta del 26 de diciembre por otra fiesta en otro día del año y, curiosamente (esto me lo ha contado una amiga) llevan varios años haciendo coincidir la otra fiesta con festividades de otras CC. AA., y digo yo que si será porque el politicucho de turno no quiere irse a las fiestas de San Juan de Mahón o a los San Fermines…

    Yo sigo sin entender muy bien que las fiestas paganas se hayan convertido en fiestas tan sumamente religiosas para pasar, después, a ser completamente comerciales (porque, seamos sinceros, no se celebra más que es el momento ideal, antes de que llegue la cuesta de enero, para gastarte toda la pasta presente y futura). Que sí, que me mola la Navidad, que se canten villancicos y que aprovechemos para cenar juntos y en paz una vez al año, pero cada vez le veo menos sentido a todo, y pienso que sería mejor ser sinceros con nosotros mismos y llamar a estas fiestas otra cosa y seguir celebrándolas, pero sin que nadie se sienta ofendido y sin que nadie se haga la picha un lío y confunda una cosa con otra.

    Pues eso, que felices vacaciones y feliz 2013.

    • ñakjlhdkawhfjn, se me fue antes de darle al botón de “responder”. En fin, amiga Curri, ante todo, le deseo un muy feliz año nuevo y subsiguientes. Lo de la Wikipedia ya lo sabía, pero me da mucha pereza. Tengo miles de ejercicios y otras cosas por corregir, como para ponerme a corregir enciclopedias…
      En cuanto al asunto de las fiestas, supongo que en su momento fue muy lógico convertir las fiestas paganas en religiosas para que la gente se cortara un poco, de la misma forma que ahora vuelven a hacerse paganas. Todo eso me recuerda a don Franco insistiendo en la fiesta de san José Obrero el primero de mayo… Fiesta proclamada por Pío XII en 1955, por cierto, o sea, que tampoco era sólo Franco. Quizás por razones parecidas personas como usted y yo disfrutamos del aspecto más tradicional de las fiestas, porque no estamos en casa. Es decir, el anuncio de “Vuelve, a casa, vuelve”, emociona porque no (se) vuelve, o no se está, o se está poco, o no se está en las semanas previas a las fiestas (adviento). O a lo mejor es que nos hacemos mayores.
      Munchísimas y felisísimas fiestas y que tome un poco de ese púdin de Navidad que tanto le gusta a mi señora, harme usted el favol.

  4. Alicia Dakota dijo:

    Entre el comilfó (eso sí que es fonética leche), el salmorejo, sus correcciones y otras tantas cosas, disfruto leyendo sus entradas casi tanto como cuando me como un rico arroz con leche y con mucha canela de mi madre.
    Joder (perdón por la expresión), como me gustan sus entradas. Solo quería que quedase claro. Cuando sus deberes se lo permitan, y sus ganas se lo pidan, siga escribiendo y no pare, que me proporciona usted unas buenas risas y fomenta un modo de hablar muy curioso oye.
    Gracias, gracias, y gracias.

    Fdo. Una amante de las navidades (por supuesto, vivo en el extranjero, lo que se traduce por morriña).

    • Oh, muchas grasias (casi escribo “garcías”). Como el mundo está tan malamente, pues para qué voy a contribuir a la venta de antidepresivos, que ni se puede tomar vino ni nada.
      Veo que usted también ha observado que el aborrecimiento a las entrañables fiestas navideñas es inversamente proporcional a la distancia del lugar de origen. Seguro que hay algún refrán al respecto tipo “Lo que tienes no lo aplesias y lo que quieres lo desplesias”, pero no me lo sé.
      Un saludo, que empiezan las noticias de la BBC en turco.

  5. Abdullah YALVAÇ dijo:

    Hola! Soy Abdullah, su estudiante que es erasmus en España. No sabía que usted viera la serie The Walking Dead. Me gustaría leer su opiniones sobre esta serie como me parece un poco mal producida. A proposito, su país es muy bonito y un poco loco! 🙂 Un saludo!

    • Vaya, Abdullah… Todavía sigues vivo. Lo que yo piense sobre The Walking Dead no tiene importancia, como tampoco la tiene mi opinión sobre el precio de las patatas, sino lo que opinas tú. Me alegro de que mi país te guste.
      Un saludo también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s