Cómo traducir una novela (caso casi verídico)

LEONARDO ALENZA - Sátira del suicidio romántico (Museo Romántico, Madrid, c. 1839)

A los pocos meses estás tal que así

6 de enero de 2009. Querido diario, testigo mudo de mis cuitas y aflicciones, de mis alegrías y esperanzas. El día de la Epifanía del Señor me ha traído una buena noticia: la editorial Sabandija me ha propuesto que traduzca Velmi obtížný překlad de Jaromir Hladik, un autor checo que fusilaron los alemanes. El manuscrito lo encontró una patrulla de gurkhas cerca de un puesto de salchichas y permaneció inédito hasta 1962. Es una novela de ciencia-ficción que trata del posible origen extraterrestre del lineal A. La leí hace tiempo pero no me acuerdo de mucho, aunque sí sé que me gustó. A ver si encuentro el ejemplar que tenía. Las niñas no están muy contentas con que Melchor les haya traído libros. Parece que han tenido más éxito los nintendogs de su madre.

7 de enero de 2009. La novela tiene mil ochocientas páginas. Si le dedico a la traducción unas doce horas al día, me puedo hacer de ocho a diez páginas limpias al día fácil. Vamos a ver: 1.800 / 8 (seamos prudentes) = 225 días que son (225 / 7) treinta y dos semanas y pico. Le voy a sumar esos treinta y dos domingos. Doscientos cincuenta y siete días, o unos ocho meses y medio. Otro mes y medio para corregir… Les voy a decir a los de la editorial que podré tenerla lista para finales de noviembre a ver qué tal.

9 de enero de 2009. Ayer no trabajaban en la editorial, pero hoy me han dicho que para noviembre no puede ser, que la querían tener para la vuelta de las vacaciones de verano, que si no puede estar para septiembre. Al final hemos quedado en que para finales de octubre. Me mandarán el contrato en cuanto puedan porque el tipo que los hace tiene anginas. La editora de mesa que me ha tocado, se llama Loli, parece muy simpática y se hace cargo de que esto necesita su margen.

10 de enero de 2009. ¡No me acordaba de que la novela fuera tan fácil! Como sigamos así, a lo mejor me puedo ir unos días en septiembre al piso de mis suegros en Benidorm.

15 de enero de 2009. Segundo capítulo y primer problema. Se me olvidó que algunas partes de la novela estaban en lineal A, que no está muy bien descifrado. Menos mal que me he encontrado una página web de una universidad de Uzbekistán donde tienen una teoría que igual me ayuda. Voy a ponerme a estudiarla.

27 de enero de 2009. Creo que he resuelto lo del lineal A. Sin embargo, ahora tengo dudas sobre los monólogos del protagonista, el conde Orlok, porque me parece que son citas de alguien (¿de Max Schreck?) y lo lógico sería que buscara si están traducidas al español para no meter la pata. Mañana mismo me voy a la biblioteca del instituto alemán.

20 de febrero de 2009. ¡Por fin me ha llegado el contrato! Parece que al contable se le complicaron las anginas y le dio mucha fiebre. Pobre hombre. En fin, voy a echarle un vistazo.

20 de febrero de 2009 (más tarde). Me ofrecen diez euros brutos por folio a los que habrá que descontar el IRPF, el seguro de automóviles, la mutua del portero, el gasto en papel del estado, la contribución al regalo de bodas de la secretaria de la editorial (¿qué tendré yo que ver con eso?), el canon digital para las copias y otro seguro por si me da el síndrome del túnel carpiano. No está mal, si queremos mandar este verano a la mayor a Dublín. Lo malo es que se han debido de equivocar en las fechas porque pone que la traducción tiene que estar el uno del nueve (o sea, septiembre) y no el treinta del diez (o sea, octubre). He llamado a Loli y me ha dicho que no me preocupe, que era cosa de la secretaria con los nervios de la boda. Que lo firme como está y que entregue la traducción cuando pueda, que tampoco corre tanta prisa. Son muy buena gente éstos de la editorial, muy comprensivos.

14 de abril de 2009. ¡Uf, esto empieza a ser agotador! Resulta que hay un capítulo que está escrito en alejandrinos franceses. He leído en un foro que ese tipo de versos era para los checos el equivalente a nuestros endecasílabos de gaita gallega. A ver qué tal me sale el capítulo.

2 de mayo de 2009. No me había leído bien los comentarios del foro y ahora resulta que ese capítulo es todo un palíndromo y se puede leer igual del derecho que del revés. ¡A rehacer los endecasílabos! Con lo bien que me habían quedado los acentos… A este paso me quedo sin ir a Benidorm.

5 de junio de 2009. Mi mujer me ha amenazado con ponerme de patitas en la calle porque le he sugerido que a lo mejor no puedo ir a la función de fin de curso de las niñas. Si no tengo tiempo… Esta traducción está resultando más difícil y más pesada de lo que me esperaba. Para acabar de fastidiarla, me parece que el ordenador tiene algún virus.

7 de junio de 2009. Sí que lo tenía, sí. Al encenderlo hoy me ha salido una pantalla con un chimpancé que decía: “¡Te-ha-tocado!”. Luego el ordenador ha empezado a echar humo como si fuera de Misión imposible y se ha derretido. Menos mal que tenía una copia de seguridad de la traducción pero voy a tener que comprarme otro. Se me ha ocurrido que podría llamar a la editorial a ver si ellos pueden prestarme uno. Por cierto, lo que sí he perdido han sido las fotos de la boda y los vídeos del bautizo de las niñas. Mejor no se lo digo a mi mujer.

9 de junio de 2009. Loli me dice que con lo de la crisis económica han tenido que empeñar los ordenadores y desempolvar una Hispano-Olivetti que tenían en un armario. De hecho, me ha venido a decir que en caso de que me comprara un ordenador nuevo (¡qué remedio me queda!), se lo preste. Pobrecillos. De todas formas, me extraña un poco que nos comuniquemos por correo electrónico si no tienen ordenadores. A lo mejor me escribe desde un café con un ordenador prestado o desde casa de sus padres.

11 de junio de 2009. Ahora resulta que han cambiado de sistema operativo a los ordenadores y ya no usan el windows 3.1 sino otro que se llama windows gotcha que me resulta complicadísimo. Mi mujer dice que parece mentira que ande racaneando con lo del curso en Dublín de la niña y luego me gaste el dinero en ordenadores. He intentado explicarle que es para trabajar, pero me ha mirado de muy mala manera.

18 de julio de 2009. Me he topado con algo que no entiendo muy bien. Tiene que ver con los pársecs y los cationes. Hay un juego de palabras que se me escapa. Como las niñas no están, voy a ver si les cojo los libros de física.

18 de julio de 2009 (más tarde). Nada. Sólo grifos abiertos sin tapar el lavadero (¡qué desperdicio!) y bolas de billar. La UAVO (Universidad Abierta de Verano para Ociosos) tiene unos cursos de física cuántica. Voy a intentar colarme y preguntárselo a algún profesor.

20 de julio de 2009. Lo conseguí. Pero a duras penas pude quitarme de encima al profesor. ¡Qué tío más pesado! ¡Y qué gorrón! Las cañas que se ha tomado a mi costa me han salido por casi tanto como el ordenador.

30 de julio de 2009. Me ha llamado una tal Rottenmeier de Sabandija para preguntarme qué tal llevaba la traducción porque el plazo vence el uno de septiembre. Yo le he contestado que debía de haber un error porque había quedado con Loli para finales de octubre. Ella se ha atenido a lo que dice el contrato y me amenaza con tomar acciones legales si no cumplo mi parte. Al parecer a Loli la han despedido de permiso de maternidad y los demás se van de vacaciones mañana pero quieren tener el manuscrito a la vuelta. ¡Dios mío! ¡Me quedan casi mil páginas para traducir en un mes! Quizás si me echo un rato la siesta y no duermo de noche aprovechando que estoy solo…

31 de agosto de 2009. Retomo el diario tras un mes de silencio. Lo he lo… gra… do. Apenas me tengo en pie. Y todavía tengo que forrar los libros del colegio de las niñas… Veo un túnel de luz que se me acerca…

14 de septiembre de 2009. En la editorial me dicen que me pagarán la mitad acordada a la entrega (la otra es cuando se publique el libro) al terminar su actual periodo contable, o sea, en diciembre. ¡Me han animado tanto pintándome la alegría de las niñas en Navidades que no me importa que se retrasen un poco! La verdad es que son estupendos.

15 de septiembre de 2009. Rottenmeier me ha escrito informándome de que tendrán que descontarme los gastos del corrector, como consta en el contrato en un párrafo que había por detrás en caracteres de tamaño cuatro. Que si no estoy de acuerdo, no haberlo firmado. Además ha añadido que mi traducción es “horrible” y “perversa” y que “podía haber sido un libro entretenido para leer”. Me cuesta creerlo porque me la trabajé mucho y no sé cómo he podido convertir en aburrido un original entretenido. Voy a tener que preguntarle qué es lo que le parece mal para corregirme en el futuro. Mi mujer opina que seguro que lo dice para que no me queje de lo de los gastos del corrector y porque así se cubren las espaldas por si hay algún problema, echarme la culpa. Me parece que es un poco malpensada.

26 de diciembre de 2009. Todavía no me ha llegado la transferencia. Hemos tenido que ir a casa de mis suegros porque a las niñas no les gustaba el turrón que había comprado yo. Como siempre, mi suegro me ha restregado por las narices la suerte que tengo de que mi mujer sea funcionaria y ha añadido con mucho retintín que deje de traducir para ese tipo de editoriales por muy independientes y progres que sean y que acepte encargos de los grandes grupos (¡Al servicio de los intereses del capital! ¡Yo!) porque tiene un amigo que…

1 de diciembre de 2010. Me molesta reconocerlo, pero igual mi suegro tenía razón. Llevo casi un año traduciendo (con pseudónimo, claro) para Casa Azar y son muy serios. La verdad es que estoy contento aunque me sigue molestando trabajar para el lobby de la industria cultural.

29 de septiembre de 2011. ¡Por fin han publicado el libro los de Sabandija! Justo antes de que se les acabara el plazo (ahora he aprendido a leerme mejor los contratos). He recibido los dos ejemplares justificativos, aunque he tenido que pagar los gastos de envío. Le han cambiado el título al libro y ahora se llama Crepúsculo zombie (adiós, amor de medianoche) por no sé qué asunto de márketing. En la portada sale una foto de un mono vestido de botones (tampoco sé muy bien por qué, para vender más, supongo). Con los libros venía una nota de Loli explicándome que, por desgracia, no podré hacerme rico con el 0,001 por ciento de los derechos de la traducción porque sólo han hecho cien ejemplares para regalar y no piensan reeditarlo, pero que no se me ocurra ninguna tontería en los próximos diez años porque, por contrato, siguen teniendo los derechos de distribución. Es una pena que el libro de Hladik no pueda ser leído por el gran público de habla hispana, pero no me importa. Mi librooo, mi traduccióóón… ¡Qué orgulloso habría estado el gran Jaromir!

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

27 respuestas a Cómo traducir una novela (caso casi verídico)

  1. juliacgs dijo:

    Y digo yo… Somos un poquito masocas, ¿verdad? 😛

  2. Jules dijo:

    Se ha superado, señor Carpintero. Me ha parecido estar leyendo algún que otro episodio de mi propia vida. Por cierto, creo que sé quiénes son la Rottenmeier y Loli, a la que, pobre, despidieron de permiso de maternidad…. Y sí, en Casa Azar, se está muy calentito.

  3. Mateo Cardona Vallejo dijo:

    ¡Tal cual, desde Bogotá hasta Estambul! Casi me parto de risa y quisiera dejar aunque fuera un parrafito de loas, pero si no termino al señor Todorov antes del sábado me aplican la póliza de cumplimiento y sería Troya. ¡Un abrazo!

    • Pues hala, a terminarlo, que si no es por él, nos quedamos sin formalistas rusos.

      • Mateo Cardona Vallejo dijo:

        Terminé el sábado, pero luego tuve que releer todo aquello, hacer ajustes aquí y allá, darme con la cabeza contra las paredes y al final lo envié a tiempo. Ahora quisiera que me lo devolvieran por aquello de los giros búlgaros que en francés no parecen tales ni de Mileto. Dicen que Schliemann no encontró una Troya sino seis: tú que estás cerca, ¿me podrías confirmar el dato por favor?

        • ¡Déjelo de una vez! Si no, nunca dejará de corregir, como Sísifo, venga a corregir cuesta arriba. Por cierto, resulta que hay nueve Troyas, pero no sé cuántas (cuántos niveles, vaya) descubrió Schliemann, según él, la buena.

  4. Celia Filipetto dijo:

    Carpintero, es usted un maestro. Qué angustia me han dado julio y agosto. ¡Por Dios!

    • Sra. Filipetto, siempre es un honor complacerla. Julio y agosto se inspiran, como supongo que se habrá dado cuenta, en La noche de los muertos vivientes. ¡Qué horribles y lúgubres horas no ocultará el silencio agosteño!

  5. Mónica dijo:

    Pero si me está pasando tal cual, tal cual, incluido el permiso de maternidad y el plazo fantasma que cambia de fecha según con quien hables…

  6. Mari Pepa dijo:

    Genial, Rafael. No es extraño que en EL Trujamán te echemos de menos.
    Un abrazo.

    • ¡Ay! ¡Me pillaron! Gracias por los elogios, pero me moriría de vergüenza escribiendo estas chorradas en una tribuna de tanto prestigio como El Trujamán. Aquí me encuentro más deshinbido, aunque no sea por prescripción facultativa, y puedo escribir textos más largos, aunque vayan en contra de todas las recomendaciones sobre cómo escribir blogs que se encuentran en internet.

  7. dgimirizaldu dijo:

    ***Plas, plas, plas*** De lo mejor que he leído en mucho tiempo. Ahora, me ha quedado esa sensación mezcla de descojono y acojone que seguramente tendrán todos los que han estado metidos en esto de los libros. Y luego dicen que la traducción literaria es un mito… No es un mito, es una epopeya tragicómica. Gracias.

    • Le saludo quitándome el sombrero (lo digo porque no podrá usted verme). Como puede suponer, de lo tragicómico me quedo con lo segundo. Eso sí, teniendo en cuenta que, como decía Manuel Summers, el humor español se basa en la mala leche. Es que el trabajo de traductor es muy solitario y no tiene uno con quién desahogarse.

  8. Currixan dijo:

    Ay, jomío. Me has hecho sufrir y todo. No puedes dejarte engañar asíN, hombre. Lo del corrector huele a chamusquina de las podridas, si es que algo chamuscado puede, además, pudrirse. Pero me alegro mucho de que hayas conseguido una editorial mejor. Si es que, al final, de todo se aprende, ¿verdad?

    Ahora en serio. Como siempre, gracias por deleitarnos con una entrada tan aguda y fresca.

    • Gracias a usted ingenio noble, flor de España. Lo del corrector sí que huele a chamusquina, pero les tengo un aprecio rayano en la devoción. ¡Qué trabajo más incomprendido! Por cierto, y no tiene nada que ver, me he encontrado una tesis apasionante sobre una aplicación del análisis narratológico a los videojuegos.

  9. Scheherezade dijo:

    Tan, tan real que asusta… Es una lástima que algo tan bonito como traducir una novela acabe desvirtuado de este modo por unos plazos abusivos y unos precios de risa.

  10. Pingback: Enlaces de viernes — Schettin.com

  11. Pingback: LANZADAS AL ESTRELLATO: Ana Obregón y Patricio Pron | Patrulla de salvación

  12. Juan Cárdenas dijo:

    Y yo digo: con la gente que ha pasado por aquí podríamos empezar a formar un sindicato internacional de traductores. Lo digo en serio.

    • Como no tengo muy claro lo que puede ser “aquí”, me limito a contestar que hay muchas y buenas organizaciones profesionales de traductores, intérpretes y demás curritos y a recordar las infinitas bondades que reporta asociarse a alguna de ellas (yo mismo soy socio de ACEtt y bien contento que estoy porque, por lo menos, he podido encontrar compañeros que me entienden, lo cual tiene la contrapartida de que ya no se puede intentar ligar con aquello de “nadie me entiende, soy un incomprendido”). Salud y pesetas, ay, no, euros.

  13. Natali dijo:

    Bonisssimo! Felicidades por lograrlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s