Las mañanitas que cantaba el rey David

Zimmermann 1880

De pequeñito quería ser torero (soy el rubito de la derecha), pero me quedé en carpintero

Buenas tardes, queridos radioyentes. Les saluda Pepito Magefesa, famoso reportero y paparazzo. Esta semana repican campanas de gloria por todo el orbe puesto que aproximadamente hace un año empezó a escribirse el famoso blog El Carpintero Traductor. Todos los organismos internacionales se han hecho eco de la efeméride y están previstas celebraciones en todo el mundo con la participación de grandes estrellas del espectáculo. Nosotros, desde nuestro programa, hemos querido aportar nuestro granito de arena a tan magno acontecimiento entrevistando en exclusiva para ustedes al Sr. Traductor. Buenas tardes, señor Traductor.

ECT (El Carpintero Traductor): ¿Oiga? ¿Me se oye?

PM (Pepito Magefesa): Perfectamente, señor Traductor. ¿Cómo estamos?

ECT: Pues ya ve, tirando, como todos. Es que se oían unas pedorretas muy raras.

PM: Le felicitamos por el primer aniversario de su blog. Nos gustaría hacerle un par de preguntas al respecto. Primero: ¿Cuál era su objetivo principal al iniciarlo? Segundo: ¿Le lleva mucho trabajo?

ECT: El objetivo… El objetivo es educar a todos los niños de España sobre esta bonita profesión para ver si se animan. Tampoco todos, oiga, no nos vayamos a quedar sin panaderos y sin físicos nucleares. ¿Que si me lleva trabajo? Pues no se crea usted que es fácil decir tanta tontería. Y además tengo que repasar las entradas, no vaya a ser que meta la pata.

PM: En usted esto de la traducción es claramente vocacional, porque leemos en su currículum que hablaba más de doce lenguas a los cinco años.

ECT: A lo mejor exageré un poco con lo del currículum. Yo me creía que nadie lo miraba, y como está la cosa muy achuchá, pues…

PM: Entonces, ¿tampoco leyó a Homero, Dostyevsky o Mishima en el original antes de su primera comunión?

ECT: A lo mejor en eso también exageré un poco.

PM: ¿Ni El Lazarillo de Tormes, El Quijote, La Eneida, Rojo y Negro o Caperucita en Manhattan en el colegio antes de los trece años?

ECT: No sé quién puede creerse semejante tontería. Mortadelo y eso, sí, y Tintín y el Capitán Trueno me abrieron mucho los ojos con lo de los viajes y tal.

PM: Vamos a unas preguntas más directas sobre la traducción. La primera es sobre cómo se seleccionan los libros para traducir. ¿A usted una editorial le propone traducir un libro y entonces se pone manos a la obra?

ECT: No, no, qué va. Eso es para los principiantes y los amateures. Como soy la mar de intelestual, yo me leo un libro, pongamos por caso, y, si me gusta muchísimo, se lo digo a unos editores que están esperando mis sugerencias como agua de mayo y entonces ellos compran los derechos y todo eso. Pero, hombre, ¿cómo van los editores a hacer nada solos sin preguntarle primero al traductor? ¿No ve que no saben de qué va el asunto?

PM: ¿Y qué ocurre si algún libro no le gusta?

ECT: Pues que no se traduce. No pretenderá usted que traduzcamos autores por los que no sentimos ninguna empatía, ¿no? Si un traductor no siente una corriente eléctrica que le recorre el cuerpo al leer un texto, no puede traducir.

PM: ¿Y los que traducen contratos y demás?

ECT: Lo mismo. ¿O a usted no siente empatía cuando lee un contrato bien redactado?

PM: ¿Tiene alguna dificultad especial al traducir algún determinado tipo de libro?

ECT: Hombre, no va a ser lo mismo traducir a un autor consagrado que cualquier chorrada de literatura juvenil. Cuando traduzco a un autor importante lo hago con muchísimo cuidado; lo demás, de cualquier manera. Además, ¿sabe lo fastidioso que es traducir algo como Manolito Gafotas? Con tanto argós juvenil y eso. Sin embargo, los grandes autores se traducen solos, porque todo lo que escriben es perfecto.

PM: ¿Solos? Algo pondrán ustedes de su parte…

ECT: No, no, prácticamente solos. Eso sí, hace falta un traductor con munchísima cultura y no cualquier pelanas.

PM: De todas formas, traducir debe de ser un oficio difícil, ¿es así?

ECT: Pos sí que es difícil, y muy sacrificao, que ni domingos ni nada, todo el rato dale que te pego a la tecla. Dificilícismo. Para que luego llegue cualquier recién licenciao y se ponga a darte lecciones… Tenga en cuenta que los extranjeros escriben sus libros en extranjero y luego hay que pasarlo a lo que hablamos nosotros. No, fácil no es.

PM: ¿Qué tipo de preparación requiere su trabajo? Me refiero a la documentación, los diccionarios y demás.

ECT: Con un buen diccionario la traducción está prácticamente hecha. Lo que pasa es que todos los diccionarios son malos, sin excepción, porque no tienen todas las palabras. Documentarse no hace falta si en un diccionario hay suficientes palabras. Y, si no sabes algo, pues lo miras en internés, que el primer resultado del gogle suele ser el bueno.

PM: ¿Y así se obtienen buenos resultados?

ECT: Buenos, no. Pero da igual porque ahora todas las traducciones son una porquería y están llenas de errores porque no lo hacen como lo haría yo. De todas formas, a los lectores les da igual porque son un poco burros. Si no lo fueran, se leerían el original.

PM: Hablando de originales…

ECT: Mire usted, los originales son siempre buenos porque, si no, no los traducirían, ¿no? Así que si hay alguna cosa rara, la culpa es siempre del traductor. Y encima, con la traducción siempre se pierde mucho. A no ser que la haga un traductor como Cortázar, que para eso era escritor, o yo, que soy un profesional de tomo y lomo.

PM: No sabía que fueran tan malas las traducciones de hoy en día…

ECT: Malísimas. ¿Es que no ve cómo traducen los títulos de las pelis? Mucha gente se cree que eso es cosa de los productores y los de márketing, pero para nada. Los traductores tenemos una asociación (www.spectre.org) y en las reuniones nos lo pasamos muy bien buscando títulos horteras y destripadores que no tengan nada que ver con el original.

PM: ¿Y qué cree que es lo más importante en una traducción?

ECT: Pues decía el García Hiedra que una buena traducción tiene que decir to lo que diga la novela y na más y muy bien dicho. El lo explicaba mejor, claro. De todas formas, como soy una persona sensible, porque si no, no sería traductor, he hecho un poema al respeto: “Tres cosas le tienen preso / de amores al traductor: / la fluidez, un gran fervor / y no decir más que eso”. Como “fidelidad” no pegaba, he puesto “fervor”.

PM: Muy bonito. Curiosamente, me han entrado ganas de comer melanzane alla parmigiana.

ECT: Es lo que tiene la poesía, que despierta todo tipo de sentimientos elevados.

PM: ¿Qué me dice de los problemas culturales?

ECT: Como le he comentado, poblemas culturales los tendrán los burros. Menos mal que estamos los traductores, que somos un puente de tolerancia y de…, de…, de bondad entre culturas, pueblos y…, y civilizaciones.

PM: ¿Considera que está bien pagado su trabajo?

ECT: Por favor, no hablemos de dinero, que no soy un mercenario. En realidad, somos los traductores quienes tendríamos que pagar por el privilegio que supone traducir algunos libros. Además, no todo es el dinero, también tenemos un reconocimiento social de no te menees. Nos trata todo el mundo con un respeto que pa qué. Venga usté pacá; siéntese, por favor…

PM: Bueno, estará usted orgulloso con el éxito interplanetario de este blog suyo, ¿no? ¿Qué les diría a los organismos internacionales que siguen tan de cerca su éxito?

ECT: Que ya podían darme una subvención vitalicia, que me la merezco.

FM: ¿Y no se conformaría con una medalla?

ECT: Como decía el teniente Blueberry, que era un gran sabio, las únicas medallas que me interesan son los dólares de plata.

Andrés Laguna 1

Luego aprendí idiomas, me hice traductor y estoy tan flaco porque paso mucha hambre

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Las mañanitas que cantaba el rey David

  1. Mateo Cardona Vallejo dijo:

    Da un gusto enorme leer a un traductor serio y poder escapar, así sea unos minutos, al prefacio del señor Bajtín a Resurrección del señor Tolstói, que es la traducción que en el momento nos ocupa. Aunque igual esta emoción que siento al leer al señor Carpintero es dificilísima de traducir con palabras que la expresen cabalmente. Al final todo es traducción, ni modo… Gracias por la entrevista y muchas felicitaciones por el aniversario.

    • ¿Y yo que nunca he podido con Bajtín/Bakhtin/Bakhtine? Es curioso. Claro que yo me lo he leído en el original ruso, que para eso me regaló él mismo sus manuscritos el día de mi primera comunión. Gracias por las felicitaciones. Por cierto, ya decía Jakobson que eso de traducir los sentimientos en palabras era traducción intersentimental.

  2. jajaaj, MUY buena la entrada!!!! Mis respetos sennor carpintero traductor. 😛

  3. cristina pabón dijo:

    Me gusta mucho tu blog y lo sigo siempre que puedo
    He pensado que a lo mejor te gustaba leer esto que ha publicado la FUNDEU

    Publicado 26/01/2012

    Miércoles, 25 de enero del 2012
    He leído esta noticia y he pensado que podría gustarte.
    La Universidad del País Vasco (UPV) ha presentado hoy en la Facultad de Letras de Vitoria (España) el primer diccionario turco-español con transcripción fonética de ambas lenguas.
    El diccionario ha sido elaborado a lo largo de una década por Carmen Uriarte, Sonsoles Taltavull y Bilge Cerah Sunal, en colaboración con filólogos, lingüistas, intérpretes e ingenieros y consta de 1.088 páginas. La obra ha sido presentada en el campus de Vitoria como muestra de agradecimiento hacia una de sus autoras, Carmen Uriarte, por su labor como profesora lectora en la Facultad de Letras.El diccionario, según ha informado en una nota la UPV, es una herramienta didáctica para todas las personas que quieran iniciarse o profundizar en el aprendizaje de alguna de estas dos lenguas. La UPV/EHU mantiene una intensa colaboración con universidades turcas, con las que tiene 17 convenios.Uno de esos acuerdos firmado con la Universidad de Ankara hizo posible que Carmen Uriarte ejerciera, desde 2005 y hasta 2010, como lectora de turco en la Facultad de Letras.Durante la presentación, el rector de la UPV, Iñaki Goirizelaia, ha destacado que el diccionario hace posible un mayor acercamiento entre las lenguas y culturas de España y Turquía y favorece la colaboración, a todos los niveles, entre las universidades de estos países.

    • Es el mismo diccionario que se presentó aquí y del que hablaba en otra entrada. Me hace mucha gracia lo de “filólogos, lingüistas, intérpretes e ingenieros” (¿y los panaderos, ubi sunt?) así como lo del pobre rector hablando del “mayor acercamiento”, etc., probablemente porque no sabría muy bien qué decir sobre un diccionario: se le olvidó lo del puente. Muchas gracias por leer el blog y por la noticia.

  4. Celia Filipetto dijo:

    Me he destornillado tanto que a punto estuve de perder las bielas. Seguiré la evolución de la criatura. Que siga cumpliendo años sin perder el sentido del humor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s