Vaya, vaya, aquí no hay Navidá

Sacada de http://modeoflife.org/2011/08/31/eastern-iconography-a-liturgical-art/

Los Reyes Magos con gorros republicanos. Seguro que por eso están hablando con Herodes. Lo peor es que todos le llevan al Niño y yo no tengo que llevarle. Como no le lleve una zambomba...

Para traducir como es debido, no sólo hay que saber las  lenguas sino también conocer las culturas implicadas.

(Pero Grullo:  La cultura globalizada del siglo XXI. Pegotillo de Arriba: ed. Dimes y diretes, 2010, pág. 421)

Pues resulta que las chicas de la revista Traditori (creía que no había mozuelos en el asunto, pero sí que los hay) querían hacer un número navideño y me propusieron escribir algo sobre las Navidades en Turquía. Como éste es un país musulmán, en principio lo tuve fácil. De todas formas, para aquellos que no lean habitualmente dicha revista (Mamáaa, hermanaaas, familiaaa y amigooos, ¡felices Pascuaaas!) vamos a usar esta inmarcesible (¿?) tribuna para decir algunas palabras al respecto.

Como doy clases de composición en cuarto y a veces no se me ocurren temas que proponer a los estudiantes, aproveché (plagié) la idea de Traditori y les dije que me escribieran sobre la Navidad en Turquía. Los resultados fueron más o menos los previstos; o sea, lo que este investigador de sociedades y pueblos (yo) lleva años observando.

Uno de los estudiantes empieza dejando las cosas claras: “Como aquí es Turquía, la Navidad no se celebra con un gran entusiasmo”. Y yo aún diría más, como Turquía es un país musulmán, sería sospechoso (desde un punto de vista doctrinal) que se celebrara con demasiado entusiasmo. Total, que es cosa de cristianos y en este país los cristianos “son menos de número”. Hasta aquí, todos de acuerdo.

Sin embargo, entonces, ¿cómo es posible que las calles se llenen de lucecitas y Papá Noeles (¿Papás Noel?) y nieve y la gente ande como loca comprando y monopolicen la tele anuncios en los que unas mozas anoréxicas proclaman las ventajas de determinados olores? ¡Ah!, porque, como nos aclara otra estudiante:

La Navidad es una fiesta que se celebra cada año en todo el mundo. En Turquía la celebran el 31 de diciembre, pero en los países cristianos es el 25 de diciembre. […] En Turquía generalmente no se dice “Navidad” […] sino “Noche Vieja”.

Acabáramos, lo que tienen es un lío tremendo entre la Noche-Buena y la Noche-Vieja, con lo distintos que son los adjetivos. También tienen líos con otras cosas, para qué nos vamos a engañar, como ese otro estudiante que mete en el saco navideño a los judíos, cuando lo que ellos celebran es una cosa distinta. Y, en lo que a nosotros nos afecta, el follón tiene sus consecuencias traductoras. Porque, vamos a ver, ¿qué demonios puede hacer un turco cuando van a doblar una de esas series americanas que se ven en todas partes si a) aquí la Navidad ni fú ni fa y 2) sin embargo, el maldito Papá Noel con los colores de la Coca-cola está por todas partes y encima a) Turquía es la tierra natal de S. Nicolás (de apellido Noel, precisamente) y b) está al oriente de España, que como todos sabemos es la tierra de la competencia del señor de antes, o sea, los RR. MM. (Reyes Magos), que no entiendo yo el motivo por el que les pintaban con gorros frigios republicanos si eran reyes. Claro, las consecuencias de que los reyes resultaran unos republicanos fueron nefastas:

"¡Inocente, inocente, ja, ja, ja!" "Tío, tu madre será una santa, pero tú eres muy mala persona"

Bueno, que me pierdo, dejémonos de tonterías. En suma, que con la cosa de quitarle a la Navidad cualquier sentido religioso para poder disfrutar de toda la parafernalia de luces, estrellas y arbolitos,  traducen “Navidad” por “Año Nuevo”, lo doblan en películas y series y consiguen que gran parte de los turcos crea: a) que lo que de verdad se celebra es el fin de año; b) que los cristianos lo celebramos el veinticinco de diciembre vaya Alá a saber por qué, o bien porque para los cristianos ése es nuestro fin de año o qué sé yo. El lío cultural es tal que acabo de ver que en la cadena de televisión que vemos habitualmente (porque ponen muy buenas pelis y series, como Gossip Girl) han programado para Nochevieja Four Christmases, que por raro que sea el inglés, Christmas no es Nochevieja. Y no sé qué de un reno, que en España no hay renos sino venados. Tanta tontería y tanto pego, cuando hay magníficas películas de contenido religioso como Ben-Hur, La túnica sagrada (éstas más propias de Semana Santa, es verdad) o Maciste contra los vampiros. Y, en el ámbito hispano, Marcelino pan y vino, BalarrasaFray Escoba o Sor Citroen. Películas que nos emocionan con su mensaje de amor y paz, y, si no me creen, vean esto y a ver si no les caen unos lagrimones como puños (aunque sea americana) de puro espíritu navideño.

Como además, con eso del espíritu, todo quisqui hace proyectos beneficiosos para la Humanidad y para uno mismo tanto en Navidad como para el Año Nuevo, pues en Turquía se me lían, claro. Menos mal que aquí todavía no se han puesto de moda los nacimientos (alias “belenes”) porque eso sí que tendría mala justificación para un musulmán. ¿Se imaginan?: “No, yo pongo un nacimiento porque Jesucristo será Dios para los cristianos, pero también es un profeta del Islam”, a ese tío lo echan de los cursos de Corán seguro.

O no, porque total, según mis estudiantes eso de que los turcos celebren la Navidad (o Nochevieja o como se llame) no es sino una muestra del espíritu de tolerancia propio de este pueblo hospitalario, bla, bla, bla, las tres religiones, mosaico de culturas, bla, bla, bla. Pero eso lo dicen porque no entienden el verdadero espíritu navideño, ése que a los españoles nos infunde tantos buenos sentimientos y deseos como muy bien demuestra la lírica popular. Por ejemplo, ese villancico que dice o reza: “Esta noche es Nochebuena/ y mañana Navidad/ Dame la bota, María,/que me voy a emborrachar”, con la intención de que reine la paz en el hogar, sin duda, como demuestra otro villancico, pletórico de afecto hacia la familia de la tal María: “Dale a la zambomba/dale al almirez/y dale a tu suegra/ un tiro en la nuez”. Sin contar virtudes morales tan altas como la caridad (“Ya viene la vieja/ con el aguinaldo/ Le parece mucho/ lo viene sisando”) o la esperanza (“La Nochebuena se viene/ La Nochebuena se va/ Y nosotros nos iremos/ y no volveremos más”).

En fin, que no hay mal que por bien no venga y, si es para demostrar mi espíritu tolerante, estoy dispuesto a celebrar todas las fiestas cristianas, musulmanas, judías, budistas, etc., aunque me disculparán que no vea con buenos ojos lo de la circuncisión. Felices Pascuas para todos y Feliz Año Nuevo (¡Cuánta mayúscula!). Felices fiestas también para mis estudiantes, colaboradores involuntarios en este blog. Son increíblemente listos, al menos los que uso como ejemplo. Los otros no me hacen los ejercicios.

Ramadán, Ramadán, dulce Ramadán...

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Cultura. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Vaya, vaya, aquí no hay Navidá

  1. Guía dijo:

    ¡Ay madre mía las referencias culturales y las cosicas, que nos van a volver locos a los traductores!

    Me he reído mucho con los villancicos Rafa, voy a pensar en ello porque es graciosísisimo, ahora me vas a obsesionar a mí con las lyrics de los villancicos y ya no los voy a cantar de carrerilla ni ná. ¡Jajaja!

    ¡Te deseamos una feliz entrada de año mi querida madre y yo! A pasarlo pirata, sin atragantarse con las uvas. Yo comeré gajos de mandarinas este año, por ejemplo.

    ¡Besos!

    Guía

    • La lírica popular española es lo que tiene, muy mala uva. Si no, a cuento de qué van unos ladrones a robarle los calzones a un pobre refugiado en un portal de un posadero ingrato y su mujer peinándose entre cortina y cortina en vez de empeñar el peine de plata fina para aliviar la desnudez de su pobre marido. Felices fiestas a todos.

  2. julia alqzr dijo:

    Feliz Año Nuevo para usted también, señor Carpintero traductor, me ha hecho pasar muy buenos ratos leyendo este blog durante 2011, espero que siga su tarea en 2012, se acabe el mundo o no. Bueno, o sobre todo, si se acaba el mundo.

    • No sabía que se fuera a acabar el mundo. ¿Cuándo? ¿Puedo no corregir los exámenes que se avecinan? Eso se avisa antes, hombre. Sra. Alqzr (si es señorita será porque usted quiere): sacaré fuerzas de flaqueza aunque sólo sea por sus hermosas palabras para continuar con este engendro que es tan suyo como mío. Mis mejores deseos para el año entrante. Hoy estoy fino.

  3. Genial, como siempre. Fíjate tú que yo creía que había algunos cristianos más de lo que parece (y no, no me refiero a expatriados, sino turcos de Turquía de toda la vida, vamos). Cuando estuve allí (primero Bursa y luego Estambul), me di cuenta de que sí que había muchos musulmanes, pero no todos parecían practicarlo intensamente. De hecho, los turcos que conozco (no muchos, pero alguno es) no profesan ninguna religión. Una de ellas (la chica cuya boda fue la excusa perfecta para conocer el país) me comentó que eran bastante “liberales”, y a lo mejor la idea me vino de ahí. Eso sí, en el hotel en el que nos hospedábamos en Bursa vi una familia con cuatro mujeres y todas ellas iban con burka. A una de ellas la vi yo a la hora del desayuno comiendo de cara a la pared y sin quitarse el velo… Así que, no sé muy bien yo hasta dónde llegará ese libertinaje.

    Por cierto, ¿te conté alguna vez que, estando en las mezquitas, me hablaron varias veces en turco creyendo que yo era turca de toda la vida? 🙂

    • Los turcos con los que yo me ajunto, muy píos no son tampoco. Por otra parte, estoy casi seguro sin haberlos visto de que la familia que viste en Bursa no eran turcos sino árabes. Aquí está prohibida la poligamia y no se atrevería el tipo a llevarse a todas sus mujeres de viaje. Ahora que lo pienso, los muy islámicos tienen a la mujer con la pata quebrada en casa, seguro que eran árabes.
      Cuando empecé a estudiar aquí tenía que pasar todos los días por el Gran Bazar y estaba hasta las napias de que reconocieran como español, así que me dejé bigote para despistar. Llevaba ropa turca, libros turcos y bigote como muchos turcos, así que me tomaban por yugoslavo.
      Salud y pesetas (en tu caso, libras esterlinas) para el Año Nuevo.

      • Reyhan dijo:

        Aquellos eran tiempos mejores Sr. Carpintero, a mí me ven la cara y me dicen “Erasmus”. Me apunto lo de dejarse bigote, pero creo que en mi caso llamaría más la atención.

  4. Ginnie dijo:

    ¡¡¡¡Jajajajajaja!!!, bueníiiiiiisimo, Rafael.
    Después de 5 años de relación y uno de casados aún le tuve que explicar a mi marido turco (por undécima vez) hace unos días porqué leches mi madre preparaba una comida “super especial” la noche del 24 de Diciembre. Y ni te cuento cuantas veces le he explicado, con serias dificultades, quienes son los Reyes magos y si están emparentados o no con papá Noel.
    A mi marido le encanta la Navidad porque por fin le regalan cositas sin que sea su cumpleaños, hay montones de comida y poner el arbolito tiene cierto sentido (aunque ni para un cristiano tiene sentido, sí más el Belén) ya que él lo ponía en su casa en Turquía cuando era pequeño, pero nunca supo porqué, jajaja.

    • ¿Y lo de los dos apellidos? ¿Y lo de celebrar el santo? Llevo aquí más años que Matusalén y todavía no he conseguido que nadie se entere ni me haga caso. Lo de la Navidad, total, lo ven en las pelis americanas. Por cierto, de todos es sabido que Papá Noel es un infiltrado de la CIA.

  5. Antonio Torralba dijo:

    Un abrazo desde Córdoba, amigo Carpintero. Mi hija (que estudia traducción) me habló de tu blog y he pasado un grato agradable ojeándolo un poquillo.
    Antonio Torralba

    • ¡Amigooo Torralbaaa! ¿Me oyeee? ¡Feliz Año Nuevooo! ¡Qué hija más grande tiene usted (y qué lista)! Que sepa que yo también sigo su blog cuando puedo, es decir, cuando me acuerdo. Pues lo voy a poner en una cosa que se llama blogroll, ea. Me alegro de saber de usted, hombre.

  6. Auxi dijo:

    Señor Carpintero:
    Enhorabuena por su estupendo blog y sus maravillosas traducciones, gracias por todos los buenos ratos y los numerosos descubrimientos.¡Feliz Año Nuevo! Esperamos poder seguir disfrutando de todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s