Entrevista con Antonio Priego

Hoy (bueeeno, hace casi un mes) tenemos el placer de entrevistar a D. Antonio Priego Carpintero. Aunque consta como estudiante de profesión, su amor por la naturaleza virtual le ha llevado a realizar profundísimos estudios sobre la biología de los Pokémon (no tiene plural, o da igual singular que plural. En cuanto al motivo del acento, a mí no me pregunten). De hecho, fue él quien nos descubrió la existencia de Pichu, poco conocido antecesor del Pikachus Pokemonus, de crianza extremadamente difícil dado su origen ovíparo (esto es un lío porque ellos nacen de un huevo pero luego no los ponen porque evolucionan, o algo así). Asimismo, aunque apasionado por los clásicos castellanos (especialmente la saga heroica de Mortadelo y Filemón), Antonio se deshace en elogios recordando la labor traductora de Pilar Ramírez Tello en un libro emblemático de Max Brooks. Priego nos recibe en la intimidad del dormitorio que compartimos en Aguadulce (Almería) donde se encuentra disfrutando de unas merecidas vacaciones. Esperamos que con sus reflexiones nos ilumine un poco sobre los sentimientos que albergan los preadolescentes con respecto a la traducción y a la localización de software (o “blanda loza”).

(NOTA: Como en ocasiones utiliza un castellano sobrio y preciso y un tanto alejado de la variedad estándar, me permito incluir entre paréntesis una explicación, no me atrevo a llamarla “interpretación”, de sus valiosos juicios).

Pregunta: ¿Qué idiomas sabes aparte de español?

Antonio Priego (A.P.): Inglés.

P.: ¿Bien?

A.P.: Sí. (Regular, todavía no tengo el First Certificate)

P.: ¿Y lees traducciones?

A.P.: No. (Sí, pero no caía)

P.: ¿Ninguna?

A.P.: ¿Qué? (¿Podría precisar la pregunta?)

P.: ¿Lees libros que están traducidos?

A.P.: Sí.

P.: ¿Y te parece que están bien o no?

A.P.: Sí. (Estoy francamente satisfecho con el alto nivel de las traducciones en España)

P.: ¿Están bien hechas las traducciones? ¿Cómo lo sabes?

A.P.: Porque se ve que es un texto coherente. (¡Chúpate ésa, entrevistador estúpido! ¿Por quién me tomas?)

P.: Hmmm, ya. ¿Y qué me dices de los videojuegos?

A.P.: Mejoran las traducciones, porque como hay menos texto, pueees es más fácil de traducir. Porque cuanto menos texto y más simple haya, más fácil es de traducir. Y, además, siempre se pueden inventar muchas palabras. (El alto nivel general de la traducción en nuestro país es innegable. Sin embargo, la linealidad usual de las tramas de los juegos permite comprobar con mayor facilidad la fidelidad al texto original. La plurisignificación de muchos textos literarios dificulta un diagnóstico preciso. Además, la necesidad de adaptarse a un público meta concreto permite a los localizadores ciertos márgenes de libertad dentro de unos márgenes)

P.: ¿Como cuáles?

A.P.: Nombres de personajes. (Los nombres propios necesitan algún tipo de motivación que los haga significativos. Piense en Galdós, sin ir más lejos)

P: ¿Por ejemplo?

A.P.: Nombres de algún Pokémon.

P.: ¿Como cuál?

A.P.: Pikachu.

P: No, Pikachu es lo que dice: “Pikachu”. ¿Se te ocurre otro?

A.P.: Bulbasaur . En japonés no es lo mismo que en inglés.

P.: ¿Y cómo es en inglés?

A.P.: En inglés es lo mismo que en español. Bulbasaur, es el nombre en inglés y en español. (En japonés se llama “Fushigidane”. En inglés se llama así porque es una combinación de “bulb” y “saur” por “saurio”. Ignoro el motivo por el que no se tradujo al español, probablemente se tratara de una cuestión de derechos)

P.: ¿Cuál crees que es el principal problema a la hora de traducir ese tipo de cosas? Por ejemplo, los videojuegos de Pokémon. Imagínate que tuvieras un Pokémon en inglés, o en japonés, y tuvieras que traducirlo al español, ¿qué problemas tendrías?

A.P.: Pueees, uno, las cosas inventadas, porque si no sabes que son inventadas no puedes traducirlo bien. Como los nombres y demás. Y, dos, las cosas inventadas a las que tienes tú que darle un nombre. (Creo que es imposible llevar a cabo la traducción de lo que, en suma, es un universo complejo, sin tener muy presente lo que Genette llamaba la “diégèse”, que no hay que confundir con la diégesis clásica, especialmente en el ámbito de la ficción. Por otra parte, se requiere una gran capacidad creativa para llevar a cabo una localización efectiva)

P.: ¿Inventado? ¿Algo más para terminar?

A.P.: No. (El tema es tan amplio que sería imposible que lo agotáramos en tan poco tiempo)

P.: En general, estás satisfecho de las traducciones, ¿no?

A.P.: Sí.

Sin duda, el laconismo senequista de Priego durante esta entrevista, no en vano es cordobés, oculta una profundidad que pocos pensadores de más campanillas alcanzan. Le agradecemos de todo corazón sus reflexiones y nos ponemos a jugar a Tomb Raider por turnos con él.

Don Antonio Priego responde a las impertinentes preguntas del Carpintero Traductor desde la altura de sus trece añitos (¿Qué tipo de bollycaos comen ahora?)

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Cultura, Traductores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Entrevista con Antonio Priego

  1. Sole dijo:

    El laconismo de Antoñito, más que cordobés, me parece que refleja su absoluto desinterés por el tema. Si la traducción de sus guías y manuales de Pokémon cumple su función, solucionando sus problemas del juego, ¿qué más le da a él si está mejor o peor traducido?. Yo, que soy su madre aseguro que de senequista nada, ¡charla por los codos! (…¿cómo se traduce esa expresión en turco? y, ¿cuál será su origen?).

  2. Pilar Ramírez dijo:

    Jajajajajajajajajajaja 😀 Qué alegría poder contribuir a trastornar las mentes jóvenes.

  3. Reyhan dijo:

    Priego es claramente es parte de la generación que ya vio los juegos traducidos, fenómeno no anterior a finales de los 90′ y que vio resultados bastante desafortunados en sus inicios como la traducción del FFVII, pero eso es otra historia.

    Como miembro de una generación anterior que comenzó sus andanzas en el aprendizaje del inglés delante de la pantalla de una maquinita – aquellos tiempos más felices en que pasar la hora de la siesta jugando a la Sega no se traducía en obesidad infantil, falta de atención, ataques de epilepsia y qué sé yo -, puedo asegurar que la traducción de los juegos al inglés, a pesar de ser bastante deficiente, nos enseñó bastante como para poder aprobar con nota la asignatura de inglés en el sistema educativo español: Desde los básicos “yes” “no”, pasando por “pause”, “start”, “easy” y “game over” hasta estructuras gramaticales de lo más peregrino como el ya famoso Engrish “All your bases are belong to us”.

    Pokémon, por otro lado, cuenta con una traducción muy buena, o al menos así la recuerdo. Todos los nombres de los personajes tienen un significado o un por qué que los traductores del juego a veces dejan en inglés y otras traducen al castellano. Por ejemplo, los nombres de los Pokémon no han sido traducidos (aunque hay tres que están medio en español: Articuno, Zapdos y Moltres), pero sí los nombres de los distintos elementos que nos encontramos a lo largo del juego – poción, flauta, bicicleta, piedra rayo, los distintos tipos de bayas, aunque no la famosa pokeball -, los nombres de algunos personajes y los topónimos (Pueblo Paleta, Ciudad Verde).

    Respecto a la cuestión de por qué no se han traducido los nombres, no recuerdo qué vino antes a España, si la serie de dibujos o el videojuego. Si vino antes la serie, en donde se utilizan los nombres en inglés, lo lógico es que no se tradujeran en el videojuego. Si fue al revés, entonces me imagino que fue por economía o porque en realidad no es relevante para la trama.

    Hace muchos años que no juego a la “maquinita” – para mí nunca ha habido más de 150 Pokémon, con eso lo digo todo -, pero lo último que he visto parece estar también bastante conseguido y ser trabajos muy profesionales. Por cierto que antes, no sé si se seguirá haciendo, había traducciones amateur de juegos para emulador – por ejemplo, yo jugué a una copia pirata del Vagrant Story, un juego que llegó al mercado español en inglés, con una de ellas -, y algunas muy ocurrentes como “La Lellenda de la Cerda” – ambientada en la isla de Barbate.

    La complejidad de los nuevos juegos, que ya no son “mata-mata” lineales como los antiguos, tanto en la complejidad de la trama como de los propios mandos requieren de traducciones de buena calidad para poder avanzar en la historia y disfrutar plenamente.

    • ¡Digo! Muy buen comentario, sí señora. Y muy ilustrativo. Ahora bien, para los idiomas es mejor hacer como yo: teclado turco pero que escribe en español y programas en diversos idiomas. Menos mal que me enteré de que la tecla “Del.” no es de “delivery” (copyright de Willow la de Buffy).

  4. Carmen Anisa dijo:

    Acabo de leer esta interesante entrevista, y los esclarecedores comentarios. Los Pokemon entraron en mi vida con los “cromos-serie”. Después vinieron los videojuegos. Ahora pertenezco al grupo de Facebook: “que los amigos de facebook no son Pokemon, no tienes que hacerte con todos. ¡Y qué bonita foto de tío y sobrino junto a la palmera. ¡Cuántos recuerdos! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s