El instituto para la sincronización de los relojes/Saatleri Ayarlama Enstitüsü

Anda que no tenía yo ganas ni nada de que me propusieran traducir El instituto para la sincronización de los relojes. Maldita la hora en que se me ocurrió. Por cierto, no sé por qué pero el corrector ortográfico me da error en la palabra “sincronización”, ¿por qué no le gustará?

Que Tanpınar se tradujera al castellano o español, según los casos, era relativamente inevitable porque Pamuk habla muchísimo de él en Estambul. Además en Turquía ha vuelto a ponerse de moda si es que alguna vez dejó de estarlo. S.S.S. Q.S.M.B. (yo) me había leído más o menos mal el libro hacía un tiempo y me puse manos a la obra. En el primer párrafo me topé con la dificultad que me iba a acompañar durante toda la traducción. Tanpınar escribía con un vocabulario muy antiguo, no anticuado, y aquello era un continuo ir y venir a diversos diccionarios.

Lo del vocabulario antiguo o nuevo en turco tiene su aquél. En general nos creemos que lo que hicieron los turcos a partir de 1928 fue cambiar el alifato árabe por el alfabeto latino y ya está. Pero también iniciaron una reforma del vocabulario que todavía continúa. Consistía en sustituir los términos árabes y persas, sobre todo, por sus contrapartidas turcas. A veces se recuperaron palabras antiguas y otras se formaron nuevas. Pues bueno, la cosa es que se crearon como tres partidos: los que opinaban que todo estaba muy bien tal cual y para qué cambiar nada, los que creían que era bueno cambiar lo que se pudiera y conservar lo que no, y los que querían cambiarlo todo. Ahora de los primeros casi sólo quedan los muy islamistas, los segundos son la gente normal y los terceros están casi todos en mi facultad. Pero, por lo general, la gente acepta los cambios en el vocabulario porque es más fácil, se conserva la armonía vocálica, no hay consonantes dobles, etc. Ése es el turco que yo me sé y con el que me siento cómodo. Lo malo es que Tanpınar prefiere usar palabras antiguas, pero no como opción estilística, sino porque le da la gana, así de simple. En español, si usamos una palabra antigua en lugar de una moderna, es porque queremos darle un aire arcaico al texto; en Turquía sólo es, y no siempre, síntoma de orientación política. Se me ha ocurrido un ejemplo: algunos dobletes que tenemos con palabras de origen árabe, precisamente. Da igual que use “alminar” o “minarete”, es una cuestión de gustos. Pues algo parecido.

Total, que no hacía más que acudir a mi viejo amigo el Redhouse gordo para ver qué querían decir aquellos palabros tan raros. Pero algo no me cuadraba porque los significados a veces no tenían mucha coherencia. Me estrujé el magín y di con la solución: el amigo  Tanpınar no sólo usaba muchas palabras árabes, sino que en ocasiones lo hacía como si las pensara en francés. Es algo así como un doble falso amigo. A ver, otro ejemplo: mis estudiantes de segundo suelen escribirme que van de visita a casa de sus relativos. Con eso en mente, Tanpınar habría hablado de la “teoría de la familiaridad o parentela” de Einstein. ¿Me explico? La solución era acudir directamente al diccionario árabe- español de Corriente, ver el significado original del término, siempre más general, y deducir qué se ajustaría mejor al sentido general del texto si lo pensáramos en una lengua romance.

Pero todo esto son fruslerías. Ahora que repaso mis carpetas, como decía la sevillana, veo que lo peor de la traducción es que a veces lo que se cuenta no tiene ni pies ni cabeza. ¿Por qué? Porque el narrador es un cuentista de tomo y lomo en el peor sentido de la palabra (cuentista). Veo que hice una especie de gráfico o plano para ver si entendía la construcción de la sede nueva del instituto que da nombre al libro. No lo conseguí. Creía que se debía a mi poco seso pero lo mismo les pasaba a mis amigos turcos. Por fin una de ellas, que conocía la obra, me explicó que se trataba precisamente de eso: el proyecto no tiene ni pies ni cabeza, es un puro camelo.

De todas maneras, a pesar de tantos sudores, quedé muy contento con la traducción. Además, les propuse a los del Aleph hacerle una introducción y les pareció muy bien. Por supuesto, no tenían presupuesto para pagármela, pero me dieron más ejemplares. Publicar un libro de Tanpınar en España es como publicar uno de Delibes en Turquía (que se lo digan a mi amiga İnci Kut): nadie tiene ni pajolera idea de quién es. Así que, ¿por qué no va a explicarlo el traductor? Además, igual me dan puntos para el currículum. Lo dudo porque no tiene notas ni bibliografía, pero bueno. También sirve un poco para justificar la traducción y que no llegue algún listillo que diga: “Ajá, ha traducido “jamelgo” en lugar de “penco”; sin duda, una traducción penosa”. Alguna vez me ha pasado. Un libro de tropecientas páginas, usas una palabra que no le gusta a alguien y la fastidiaste.

Añado una foto de la portada de la edición de Yapı Kredi Yayınları porque me gusta la pinta que tiene Tanpınar con el gato. Espero que se llamara Micifuz o algo así en lugar de Toby, como el de mi vecina, que todos sabemos que es nombre de perro:

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Ahmet Hamdi Tanpınar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El instituto para la sincronización de los relojes/Saatleri Ayarlama Enstitüsü

  1. Quizás pensara en francés, no en vano se deleitaba leyendo a Paul Valéry y Marcel Proust 😉
    Si hubiera que describir en pocas palabras a Tanpınar, y ya que estamos, en turco, sería algo tal que: Son Osmanlı, ilk modern Türk. Yahya Kemal’den bir adım ileride.

  2. angel perez manzano dijo:

    Aun no he conseguido leer el libro lo empezaré el lunes, ya que me ha costado mucho conseguirlo. Desde la lectura de los libros de Pamuk, estoy a la espera de la publicación de un libro de Tampinar. Mis amigos turcos le conocen pero han sido incapaces de transmitirme nada sobre Tampinar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s