El último combate del Halcón/İnce Memed IV

El último combate del Halcón y el último libro de la tetralogía, que para eso son cuatro. Ediciones B tomó el título del francés y, no sé muy bien por qué, decidieron cambiar el estilo de la portada. Ahora que lo miro en el estante, además es un libro más alto que los otros tres, así que quien quiera comprárselos de adorno va aviado.

El que aparece en la foto de la cubierta es otro personaje del teatro de sombras, el Karagöz. Esta vez es un matón, Tuzsuz Deli Bekir, Bekir el Soso Loco, un tipo borrachín que va por ahí amenazando a la gente con su cuchillo.

El último combate del Halcón fue un libro que traduje muy a gusto. Quizás porque era el último de la serie y ya veía la luz al fondo del túnel (como decía el tío del chiste: “¡To cansa!”) o porque había acabado acostumbrándome al estilo de la obra y todo fue como la seda. Además, por lo que recuerdo, no tuve ningún lío raro. En el año 2000 no tenía todavía una buena conexión a internet (¿existían?) y todo iba por correo, con las esperas y pérdidas correspondientes. Sé que fue una experiencia muy agradable, en parte gracias a Roser Ruiz, la editora.

Por otra parte, en la novela vamos viendo cómo acaban los personajes que nos han ido acompañando a lo largo de otros dos o tres libros. Se me vienen a la cabeza la Madrecita Sultana, el maestro Ferhat, el agá correspondiente y, por supuesto, el caballo. No voy a contar el final, claro.

Pero lo más importante para mí de este libro fue que con él me propusieron por primera vez para el premio nacional de traducción. Un día Roser Ruiz me llamó toda nerviosa para que le enviara un currículum lo antes posible porque habían presentado el libro para el premio y me puse que no cabía por la puerta. ¿Quién lo propuso? ¿Qui lo sa?, como decía Don Mendo. ¿Llegó a las semifinales o se quedó en las eliminatorias? Lo cierto es que no es tan difícil presentarse al premio nacional de traducción; de hecho, puedes hacerlo tú mismo. Me han propuesto para más premios y no me han dado ninguno, pero la emoción de la primera vez es tan… emocionante…

Nos queda otro libro más de Yaşar Kemal, La furia del monte Ararat. Una pequeña joya que a veces no ha sido muy bien comprendida. Hablaremos de su traducción en otro momento.

Anuncios

Acerca de Rafael Carpintero

Traductor y profesor en la Universidad de Estambul
Esta entrada fue publicada en Yaşar Kemal y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s